Base Cuatro Vientos ( Madrid ): Lat.: 40º 22' 19.3" N | Lon.: 3º 46' 56.9" W
Aeródromo Muchamiel ( Alicante ): Lat.: 38° 26' 23.9" N | Lon.: 0° 28' 26.0" W
Inaer Helicópteros SAU ( Madrid ): Lat.: 38°26'24.6" N | Lon.: 0° 28' 18.1" W
Base Palma del Río ( Córdoba ): Lat.: 37° 42' 46.4" N | Lon.: 5° 13' 00.1" W
Base Sabadell ( Barcelona ): Lat.: 41° 31' 16.3" N | Lon.: 2° 06' 20.8" E
Base Son Bonet ( Palma de Mallorca ): Lat.: 39° 38' 31.7" N | Lon.: 2° 45' 07.9" E
Usuarios registrados
entrar

Ala Fija dispone de aviones con el equipamiento más avanzado para realizar los trabajos más precisos

Noticias







10.06.2016


Publicación del Libro Blanco del Sector de Aviones contra Incendios Forestales










30.12.2015


Más del 40% de los incendios que se registran en España se producen fuera del verano


Las compañías aéreas especializadas en extinción, agrupadas en AECA y Helicópteros, subrayan esta situación y piden que se tome consciencia de que se trata de un problema estructural y no estacional


El fuego que arrasa desde hace días el norte de España ha dejado claro que los incendios forestales no se producen exclusivamente en verano. El 40% de estos siniestros, como el centenar de focos que se han desatado los últimos días en la Cornisa Cantábrica, se registran entre los meses que van de octubre a mayo.

Las compañías aéreas españolas dedicadas a las labores de extinción, y agrupadas en la asociación AECA Helicópteros y Trabajos Aéreos, subrayan la necesidad de plantear las campañas de prevención y lucha contra incendios de un modo estructural y no sólo estacional.

La realidad es que, durante estas fechas, las diferentes administraciones cuentan con muchos menos recursos –helicópteros y aviones– para hacer frente a las tareas de extinción que durante el periodo estival y, cómo es lógico, en caso de que se produzcan incendios de cierta magnitud, la eficacia se resiente.

Los más de 160 focos que se han contabilizado estos días en Asturias, Cantabria y País Vasco, algunos por desgracia aún activos y sobre los que se está operando, han atraído la atención mediática y colocan sobre la mesa este necesario debate.

“Lo que sucede estos días no es una situación puntual. Este no es un invierno atípico, simplemente los incendios se han concentrado en un corto periodo de tiempo”, explica Dámaso Castejón, secretario general de AECA, quien subraya que combatir el fuego es una cuestión que las administraciones deberían afrontar como si se tratase una póliza de seguros anual, y no una acción a tiempo parcial durante tres meses.

AECA Helicópteros y Trabajos Aéreos hace hincapié en esta realidad para intentar concienciar a las Administraciones Públicas de que es necesario ampliar las campañas de prevención y extinción de incendios forestales.

La duración de las mismas se ha venido reduciendo paulatinamente en los últimos años. Si antes la duración media habitual de los contratos era de seis meses por año, en la actualidad se ha recortado a una media de tres meses.

Aumentar la duración de las contrataciones, al contrario de lo que se puede pensar, no supondría aumentar en la misma proporción el coste económico. Sin embargo, permitiría disponer de más medios aéreos durante el otoño-invierno, y dar continuidad a la formación y capacitación de las tripulaciones, aumentando así también el nivel de seguridad, eficacia y eficiencia del servicio.

FALTA DE MEDIOS AEREOS

Este mes de diciembre ha sido especialmente adverso para la lucha contra el fuego. Se ha acusado una importante falta de lluvias, unida a temperaturas altas y rachas fuertes de viento, que hace que el personal que trabaja en las tareas de extinción esté librando una auténtica batalla por controlar los focos que asolan ahora mismo el norte de España. Unos 80 aún permanecen activos a fecha de hoy.

En el País Vasco, esta semana se han incorporado dos aviones de extinción, contratados por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, para controlar los focos localizados en Vizcaya. Tres aviones, también del Ministerio, operaban ya en Cantabria. Pero este tipo de medios no se han utilizado en Asturias, posiblemente por no tenerlos disponibles.

Desde Ala Fija, la subdivisión de aviones de AECA&Helicópteros, señalan la importancia de que las CCAA sean conscientes de la necesidad de contratar tanto aviones como helicópteros, ya que con los aviones pueden lanzar el líquido retardante que dificulta que el fuego se propague en los primeros momentos.

En la actualidad, las compañías del grupo de Ala fija ponen al servicio de las Administraciones Públicas 50 aeronaves de estas características para cubrir todo el territorio español. La mayor parte de los concursos para adjudicar estas aeronaves son convocados por las propias Comunidades Autónomas (Madrid contrata 1 avión; Castilla la Mancha, 5; Andalucía, 6; Valencia, 9; Cataluña, 4; Galicia, 7 y Baleares 2).

Por su parte, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente contrata otros 16 aviones que ponen a disposición de otras regiones, que no disponen de este tipo de medios.

EN CIFRAS

Cerca de 70.000 hectáreas han sido arrasadas por el fuego en 2015, un año en el que se han registrado unos 13.000 incendios forestales en nuestro país.

El número de incendios es sensiblemente menor a los que se contabilizaban hace una década en España (por entonces se registraban hasta 22.000 incidentes por año), sin embargo, el número de hectáreas que han ardido en 2015 es mayor que las que ardieron los dos años anteriores juntos.

El 55% por ciento de estos incendios son provocados, lo que llevan también a una reflexión sobre el endurecimiento la legislación contra los delincuentes ecológicos.

El 23% de los fuegos se producen por accidentes o negligencias humanas (como, por ejemplo, chispas producidas por maquinaria agrícola o quemas de rastrojos controladas). En total, la mano del hombre está detrás del 90% de los incendios forestales en nuestro país.









04.12.2015


AECA&Helicópteros valora positivamente el interés del MAGRAMA por la problemática del sector.


Las compañías aéreas de Ala Fija, dedicadas a la extinción de incendios forestales, han presentado al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente una serie de medidas orientadas a mejorar el servicio, la seguridad de los pilotos y la transparencia administrativa


Ala Fija hace un balance positivo del encuentro que ha mantenido recientemente con representantes del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (MAGRAMA), un encuentro con el que se abre una importante vía de comunicación directa para poder mejorar las condiciones en las que se llevan a cabo los trabajos de prevención y extinción de incendios en el territorio español.


En la reunión, a la que asistieron de una parte la Directora General de Biodiversidad, Begoña Nieto junto con su equipo, y de otra el Secretario General de AECA&Helicópteros, Dámaso Castejón, y el vicepresidente, Manuel González, se ha analizado la situación de las empresas que operan en el sector y los problemas a los que tienen que hacer frente en la actualidad.


El sector que representa Ala Fija atraviesa desde hace años una situación dificultosa, que se ha visto agravada por los recortes que se han producido en la duración de los contratos con las Administraciones Públicas. Si antes estos contratos tenían una duración habitual de 6 meses al año, ahora la mayoría de los concursos se presentan para contratos de 3 meses por año (e incluso menos), lo que dificulta enormemente la formación de las tripulaciones que se dedican a luchar contra los incendios forestales. Así se lo han trasladado las empresas a los representantes del Ministerio.


Dado que ampliar la duración de los contratos no supondría un incremento económico significativo, el MAGRAMA ha tomado nota de la demanda del sector y ha manifestado su intención de estudiar la posibilidad, si el presupuesto lo permite.


Normativa contradictoria


Durante la reunión, también se han puesto sobre la mesa los problemas que las compañías aéreas tienen con algunos puntos de los pliegos que el MAGRAMA y las Comunidades Autónomas redactan para sacar a concurso las campañas contra incendios. En estos pliegos, cada vez más exigentes, se piden requisitos que en ocasiones chocan con la normativa aeronáutica de aplicación. Por lo que en algunas cuestiones no se puede cumplir con ambos.


En este sentido, AECA&Helicópteros se ha ofrecido a trasladar sus experiencias y valoraciones a las Administraciones Públicas, para que puedan ser tenidas en cuenta en la elaboración de estos pliegos. Este tipo de colaboración se contempla en la normativa europea para la contratación pública, y es completamente legal y transparente, y así se lo han hecho saber al MAGRAMA junto con el ofrecimiento.


Desde esta asociación de compañías aéreas se aboga por establecer una conversación con todos los actores que intervienen en la arriesgada labor de la lucha contra el fuego, y a todos los niveles, desde los más técnicos hasta su implementación en el terreno. El objetivo es mejorar el servicio día a día (para ello se han hecho importantes inversiones en las aeronaves y en la formación de la tripulación por parte de las empresas) y mantener una comunicación más fluida con las instituciones que las contratan.









19.11.2015


Apagar incendios desde el aire no es un negocio, es una vocación.


El sector de Ala Fija pide que se revise la duración de los contratos para poder compensar el encarecimiento de los costes durante la última década.


Las compañías aéreas que se dedican a prestar servicios de prevención y extinción de incendios en nuestro país han experimentado una caída del 30% en sus ingresos. Estas empresas trabajan para las Comunidades Autónomas y para el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, y si bien es cierto que el número de aeronaves contratadas no ha variado sustancialmente, los costes fijos en las operaciones de extinción de incendios y mantenimiento de aeronaves se han encarecido sensiblemente.


Hay que sumar el hecho de que las Administraciones Públicas hayan acortado drásticamente la duración de los contratos que se hacen con Ala Fija, algo que ha sido letal para este sector. Antes de poner como excusa a la crisis, los contratos tenían una duración de 6 meses al año. En la actualidad, la duración media de estos contratos es de 3 meses, y en algunas comunidades autónomas incluso de 2 meses por año.


Este recorte, incide directamente en la formación de la tripulación y en el mantenimiento de la flota, que antes se realizaba en parte durante el transcurso de los contratos, y cuyos costes ahora asumen las compañías fuera del periodo de la campaña contra incendios.


Con la disminución en un 20% de los precios unitarios, la merma de ingresos al acortarse los periodos operativos, el incremento en un 5% de los costes indirectos, y la subida del precio de aeronaves y repuestos al ritmo del 3% anual, el impacto combinado sobre las cuentas de resultados de estas empresas es una pérdida algo superior al 30%.


Los aviones también emigran


La situación empieza a ser insostenible para algunas de estas compañías, de carácter familiar todas ellas, y que en algunos casos se ven obligadas a trasladar sus equipos a otros países para trabajar allí durante el invierno español.


El caso más recurrente es el de Chile, donde operan cada año dos de las compañías que integran Ala Fija: Martínez Ridao y FAASA.


La compañía de Martínez Ridao desplaza entre 10 y 12 aeronaves cada año al país latinoamericano, y sus correspondientes pilotos y mecánicos. El caso de FAASA es aún más significativo, ya que opera 8 aviones en Chile frente a los 5 que tiene contratados en España.


Esta expansión transnacional, que se está llevando a cabo para compensar la corta duración de los contratos en nuestro país, no está al alcance de otras compañías más reducidas, que ven peligrar cada año un poco más su continuidad en el negocio.









23.09.2015


Alto el fuego (parte 1)


Administracion y compañias aereas debaten sobre las tareas de extincion de incendios.










23.09.2015


Alto el fuego (parte 2)


Administracion y compañias aereas debaten sobre las tareas de extincion de incendios.